StreetXo en Madrid

Este post bien se podría titular "la locura del StreetXo" y es que se podría definir así a este restaurante. No solo por el particular atuendo de los cocineros/camareros, imitando camisas de fuerza, si no por la expectación, las colas, el ritmo, la comida y la música. Todo es frenético y desde luego no te dejará indiferente. Suponemos que ese es uno de los objetivos del local, que permanezca en tus recuerdos. Y vaya si lo consiguen.

El local está situado en el último piso de el corte inglés de Serrano. Abren a las 13:30 pero conviene ir con tiempo porque sí, te va a tocar hacer cola. No reservan con lo que la gente espera a que abran para poder entrar. Quizá no sea mala idea esperar a última hora, pero te arriesgas a que ya no puedas entrar. La espera puede variar en función del día, la gente, e incluso las condiciones climatológicas y es que no siempre pueden abrir la terraza. En nuestro caso, había mucho viento por lo que la terraza estaba cerrada y además era un festivo con lo que había mucha gente y esperamos algo más de una hora. Lo normal es que si vas pronto, una media hora antes, puedas entrar en el primer turno. Tanta expectación responde al hecho de que puedes disfrutar en versión asequible de las creaciones de un tres estrellas, Dabid Muñoz.

entrada del restaurante


Una vez dentro puedes tomar un cóctel. Nosotros no los probamos. Tienen alguna mesa pero probablemente te sienten en la barra y ahí empieza la experiencia. Además de la música bastante alta (si eres una persona a la que le molesta demasiado quizá no sea tu sitio), está el jaleo de los cocineros. La barra es una cuadrado y ellos cocina en medio, con lo que ves todos los pasos y cómo se desenvuelven. Y eso es todo un espectáculo. Parece un caos de gritos e indicaciones pero todo se maneja como un reloj. Ves como ultiman tu plato, y te lo presenta.
Los platos no son muy grandes, pero con 4-5 para dos sería suficiente, la idea es compartir los platos, no vas a terminar con hambre.

El sitio es muy curioso, el servicio rápido y muy bueno. Eso sí, la velocidad es de vértigo. La comida es muy especial. Puede que si no te guste probar cosas nuevas o la comida demasiado especiada te defraude, pero desde luego es un sitio para probar. Cómo se puede ver, no es barato, cada plato ronda los 18-22 euros, pero teniendo en cuenta la elaboración que lleva no creo que salga tan caro.

carta

en plena faena

cordero de lechal tandoori a la llama de sarmiento con causas limeñas de patata, trufa de verano, y trompetas de los muertos. 
Buenísimo el cordero.


lasaña koreana de wonton y vaca vieja gallega con shitakes, tomates escabechados picantes y bechamel de cabra y cardamomo.

Mini tacos crujientes de jarrete meloso de cochino ibérico, crema agria y queso Idiazábal. 
Plato imprescindible.



Nem vietnamita de pato y sashimi tibio de gambas blancas con agridulce de chiles y alioli cremoso. 

el pan del StreetXo, ¡pídelo!


Comida: 10
Decoración: 8.5
Servicio: 9.5
Calidad/precio: 9.5


Entradas populares