Rufino Sagardotegia

Queda poco tiempo para que acabe la temporada de sidra, pero para los rezagados que aún estén buscando sidrería hoy os hablaremos de la sidrería Rufino, de Hernani. No es fácil de encontrar, está en un polígono, y encima junto a otra sidrería, Akarregi, aunque tiene la ventaja de que está a poco más de 10 minutos andando desde el apeadero del tren de Hernani.


tortilla de bacalao

Tanto dentro como por fuera, vemos que es muy sencilla, con una ausencia absoluta de elementos decorativos más allá de las ventanas pintadas de verde. El comedor no es muy grande, tiene varias mesas en las que eliges si quieres comer sentado o de pie. Tiene alguna mesa en la sala donde están las kupelas. La sala de las kupelas tampoco es muy grande, y de hecho no hay mucho espacio entre las kupelas. Puede parecer que todo son pegas, pero la verdad es que merece muchísimo la pena su visita. Por un lado, porque la sencillez y el ambiente del local recuerda las sidrerías más tradicionales. No encontraras hordas de personas llegadas en bus, sino un ambiente más local. Además, la sidra está muy bien, es muy suave.

No te asustes: bajo esa apariencia descuidada se encuentra una gran sidrería



Pero la gran sorpresa llega con la comida: una tortilla de bacalao espectacular, un bacalao bueno, y una txuleta también buenísima. Te van preguntando si sacan más. No van a decepcionar ni la sidra ni la comida. En cuanto al precio, anda en la media habitual, 35 euros por persona.

Antes de las puntuaciones, recordemos que en dndcomo hemos hablado ya de varias sidrerías: Oianume de Urnieta, Oyarbide de Astigarra, y Petritegi de la misma localidad.

Comida: 9,5
Servicio: 8
Decoración: 5
Calidad/Precio: 9




La zona de las kupelas. Única concesión estética. Imagino que es un añadido posterior y por eso hay ventanas que dan a esta parte.

Restaurante Roncalia

Hoy vamos a hablar de un restaurante un poco especial, puesto que está situado en una estación de esquí nórdico, concretamente, Roncalia en Belagua, Navarra.  Es por tanto, un sitio que no está abierto todo el año pero que merece una reseña en nuestro blog. Normalmente abren antes de los puentes de diciembre y cierran a finales de abril, pero es variable según metereología.


Migas, del menú roncalés


A los que les guste el esquí nórdico y las raquetas y estén pensando en ir a Roncalia, comer en su restaurante, situado en el edificio del Ferial,  es una buena opción. El sitio es acogedor, con su llamativa chimenea redonda. Tienes varias mesas para comer bocadillos, pinchos, hamburguesas, platos combinados junto a la barra.

Vista restaurante. Foto de la web de Roncalia.



Pasando la chimenea hay una zona de comedor donde poder degustar uno de sus dos menús: el menú roncales con migas, chuletillas de cordero y de postre queso con membrillo y nueces. Y el otro, un menú normal con primeros platos como ensaladilla rusa, alubias, pasta, etc, y segundos como merluza a la romana, pechugas con salsa roquefort, etc. Cosas sencillas, pero su precio es acorde, 15 euros para el menú roncalés y 12 para el normal.
Los días con nieve y que hace buen tiempo suele estar a tope, así que conviene reservar sitio con algo de antelación, al menos al llegar a Roncalia. El servicio por tanto, está un poco saturado, especialmente en la barra, pero son agradables.

Chuletillas de cordero 

Postre menú roncalés

Vamos con las notas:

Comida: 7,5
Servicio: 8
Decoración: 9
Calidad/Precio: 9