Hace unos años estuve en Pamplona en un restaurante llamado “La mafia se sienta a la mesa” (como para olvidar el nombre). Servían, obviamente, comida italiana y aunque no era barato, los platos eran deliciosos, el trato y el servicio buenos y la decoración maravillosa y original, salvo por las previsibles y habituales fotos de mafiosos (supongo que en Italia estarán hartos de la vinculación de la gastronomía con la mafia).

Recientemente los de “la mafia” abrieron un local en Donostia al que por supuesto fui. Está en el centro de la ciudad, en la calle San Marcial 8-10, en el mismo sitio en el que hasta donde llega mi memoria había un restaurante japonés y anteriormente uno especializado en arroces, Tapelia. Esperemos que este italiano tenga más éxito, de momento parece que sí y creo que podrá seguir haciéndolo por una razón que expondré más adelante.

Entrada al local

La comida es como la que podemos encontrar en cualquier otro italiano, pizzas variadas, pastas distintas que puedes acompañar de la salsa que elijas, risottos, lasañas, y algunos antipasti. Como plato original tienen Meat ball, espaguetis con albóndigas, para estómagos fuertes ¿alguien lo habrá pedido estas navidades?), también tienen crepes y 3 platos de carne.

Probamos provolone, un plato de aspecto parecido a la lasaña que lleva tomate, pimientos, piñones o calabacín, se sirve muy caliente y estaba muy bueno. También pedimos lasaña funghi, con aceite de trufa blanca, deliciosa pero imposible de terminar, pasta con boletus, muy buena también.

Los camareros, vestidos como nos ha dicho el cine que se vestían los mafiosos en los años 20 atendieron bien. La decoración fabulosa, por supuesto con fotos de mafiosos, así puedo decir que estuve al lado de Marlon Brando, digo Vito Corleone…


Es un buen restaurante para ir con niños porque además del menú infantil, de disponer de tronas y de preguntarte si vas con carro de niño cuando haces la reserva, tienen en el baño un gran cambiador para bebés con pañales, pero si hay una razón para que la mafia triunfe además de lo bien que funcionan la comida italiana en Donosti es que el local es enorme. Tienen varios comedores a diferentes alturas y es una opción perfecta para ir un grupo grande de gente, en eso creo que ganan a otros italianos ya mencionados en el blog, como La Tagliatella, grande pero con un espacio medido al milímetro y La Raviolina, perfecto en comida y atención pero no tan grande como la mafia. Que les vaya  bonito. 


Aquí, las fotos:
 Provolone

La lasaña funghi



Aquí, las notas:

Comida:8,5
Servicio: 7
Decoración:9,5
Calidad/Precio: 8,5

0 comentarios :

Publicar un comentario