Seguimos con nuestros post vacacionales. En este caso de Oporto (allí Porto). La ciudad merece una visita. No es muy grande aunque con muchísimas cosas para ver, y cómo en otras ciudades de Portugal, con una interesante combinación entre lo decadente y pasado de moda y lo más actual.
Así que las opciones gastronómicas de la ciudad son muy amplías: desde la tasca de toda la vida a locales muy refinados.

Por supuesto, si vas a la ciudad hay que probar uno de sus platos estrella: la francesinha. Es decir, un sandwich con carnes varias (ternera o cerdo, o las dos cosas), embutidos (jamón york o como lo llaman allí jamón dulce, chorizo, salchicha), lonchas de queso, a veces con huevo por encima y con una salsa muy buena. Vamos, que le ponen todo lo que se les ocurra. Viene acompañado de patatas.
La verdad es que está muy bueno, pero es muy contundente.

La famosa francesinha de Oporto






También es un plato característico el cachorro, que no es otra cosa que un perrito caliente. Eso sí, el pan es más grande (y mejor) y nos lo sirvieron con la salchicha partida en dos con lo que parecía más un bocadillo. Siguiendo el estilo de la francesinha, le echan un poco de todo y normalmente con la salsa por encima y también con patatas.
El precio de estos platos suele estar en torno a los 3-4 euros. Más o menos la mitad de lo que costaría en Euskadi. Nosotros los probamos en una cafetería en el barrio de Baixa, en la Praça de Carlos Alberto, casi en la Rua do Carmo, en unos soportales en frente da Igrexa do Carmo. El sitio se llamaba Confeitaria Central (tenía varios dulces también) y está también muy cerca de la famosa Livraria Lello y de la Torre dos Clérigos.

Cachorro


Al igual que en casi todo Portugal, el bacalao es la estrella. La preparan en múltiples variantes y con precios más que razonables. Por otro lado, las "tripas a moda do Porto" es un plato parecido a los callos, que no probamos. También es habitual tomar sopas, incluso en verano. Y por supuesto, el café, bastante bueno y fuerte, es también otra de las estrellas. Eso, sí, consulta antes de ir los nombres de los diferentes tipos de café, porque tienen múltiples nombres y tipos de cafés. La sopa y el café son tan importantes allí, que incluso en el Macdonalds sirven sopas y tienen una zona especial para café. Para acompañar este último (o simplemente para tomar un tentempié) recomendamos probar las "natas" pastelitos muy buenos que se parecen a los de Belem en Lisboa. Puedes tomarlo en cualquier lado, pero las cafeterías antiguas, como el Majestic  o Guarany son una referencia. Eso si, en la primera, el precio no es barato.

Interior del Majestic



"Natas", pese al nombre, sabe a crema


Y de momento, lo dejamos aquí. La semana que viene continuaremos con más recomendaciones y sitios de Oporto, está vez más vanguardistas.



0 comentarios :

Publicar un comentario