No os dejéis engañar por el nombre. Éste local no es un restaurante chino más, sino probablemente el mejor de Pamplona. Alejado de la decoración y platos más típicos de lo que solemos asociar a un restaurante chino, podemos encontrar aquí platos menos comunes, más trabajados y además, con una interesante carta de platos asiáticos (no sólo chinos). Por cierto, está ubicado en la calle Pintor Crispín 6-8 (Iturrama)







La historia del local se remonta a 1992, cuando Yiqiong Wu (más conocido como Jokin) abre este local con el nombre de Gran Dragón centrado en comida china. Tras la ampliación de 2001 (es un local enorme con dos grandes salas) se le cambia el nombre a China Imperial y se incluye comida japonesa. En los platos chinos podemos encontrar delicias de cuatro estilos diferentes (Shangai, Pekín, Cantón y Szechuán). Entre los platos japoneses, como no, también encontraremos sushi. Tiene también una plancha (absolutamente impoluta) en medio de uno de los salones para hacer cosas al momento. Todo ello, muy bien adaptado a la cocina local.


Alguno de los platos que podemos encontrar son pato laqueado al estilo Pekín, hoja de loto rellena de arroz, tallarines con marisco en salsa de crema, mariscos de todo tipo, lubina en salsa agridulce al estilo Pekín, berenjenas al estilo yu xiang, ensalada de algas wakame y pepino con huevas de trucha, sushi de queso,
etc.

La decoración es sencilla, nada que ver con el barroquismo chino de los primeros restaurantes chinos que se afincaron aquí. El servicio inmejorable. El precio está entorno a los 20 euros por persona (en función, como no, de los platos escogidos)








Comida: 8,5
Servicio: 9
Decoración: 6,5
Calidad/precio: 8


0 comentarios :

Publicar un comentario