El Bideluze es uno de los locales más conocidos de Donosti, aunque en realidad son dos: el más conocido y antiguo es el de la plaza Gipuzkoa, 14. El otro está cerca, en la calle Garibay 24. Destaca por su decoración, totalmente alejada del minimalismo que se lleva ahora en los locales. Eso sí, a pesar de estar lleno de cosas (lamparitas en todas las esquinas, fotos, marcos, estupendos carteles de arte) no resulta hortera ni estresante, da más bien un aspecto acogedor. Destaca la madera, que es el material principal en toda la decoración, incluída la fachada y la fantástica terraza que tiene en los porches de la plaza Gipuzkoa.

Fachada

Es un sitio estupendo, por tanto, para ir a tomar una caña en su terraza en verano (lo difícil es encontrar sitio), o para tomar algo caliente en invierno (si pides colacao te lo sirven acompañado de una galleta maría). También es un buen sitio para ir a cenar o comer. Los precios muy razonables y las cantidades son grandes.
Carta
Hay platos para picotear, sandwiches, hamburguesas, platos combinados, pasta, ensaladas, un poco de todo. Hay tanta variedad que lleva un buen rato decidir qué te apetece.
Hamburguesa de pechuga de pollo

Ensalada bideluze



Vamos con las valoraciones:
Comida: 7
Decoración: 9
Servicio: 6
Calidad/Precio: 8



2 comentarios : Leave Your Comments

  1. Es un sitio fenomenal (y precioso) para lo que es : platos combinados, hamburguesas, sandwiches o ensaladas, pero no tienen menús ni exquisiteces.
    Por ponerle alguna pega el espacio en cualquiera de los dos locales no es muy grande por lo que no es muy apto para grupos grandes (es díficil encontrar hueco para más de 4 personas y para más de 6 prácticamente imposible)

    ResponderEliminar
  2. El sitio está bien. Lo que llama la atención es que en un día de invierno como hoy, con menos de 10º C, tengan las dos puertas abiertas. Con que dejen la de fuera abierta ya sabe la gente que el local está abierto. Ante la duda, que pongan un letrero que lo indique claramente. Pero los clientes de cerca de las puertas no deberían notar el viento frío de fuera. Además, así gastarían menos en calefacción. Basta con tener un poco de sentido común. Por suerte los demás bares y cafeterías no suelen hacer esto.

    ResponderEliminar