Peggy Sue´s

Se trata de una franquicia de restaurantes que han ido apareciendo en casi todas las ciudades. Al igual que pasa con La Taglitella, que ya comentamos en una entrada anterior, el menú es el mismo en todas las franquicias aunque pueda haber diferencias en el servicio. Así, hoy voy a hablar en concreto del de San Sebastián (situado en la Calle San Marcial nº 5).

La carta es más bien escasa, pocas opciones para elegir pero todas de estilo americano. Hay cuatro tipos de hamburguesa, alguna ensalada, hot dog, varios sandwiches y algunos entrantes como chicken fingers caseros  o patatas fritas con queso y bacon. También hay algunas pizzas. Y cabe destacar los postres, todos de estilo americano como tortitas, apple crumble, etc. Todo en porciones bastantes grandes. 

Desde luego hay hamburgueserías más baratas pero el encanto del Peggy Sue´s es su estética años 50 en el que incluso puedes elegir la música que quieras (eso si, de la época) gracias a las pequeñas máquinas para elegir canciones que hay junto a las mesas. Original también la Pink Limonade que como su nombre indica es limonada rosa.

Tenéis más información en www.peggysues.es.


Ensalada César

Cheese fries

Chicken fingers

Tarta de Toffee

Tortitas


Vamos con las notas:

Comida: 7
Servicio: 6
Decoración: 8
Calidad/Precio: 6.5

Robin Banana (Donosti club de Sushi)

Con este nombre no podemos esperar un local corriente y desde luego cumple las expectativas. El Robin Banana está situado en la calle Secundino Esnaola (enfrente de los cines Trueba) y desde fuera aparenta ser un local de copas, de mojitos y caipirinhas en consonancia con su nombre.

Sin embargo, al bajar a la planta de abajo descubrimos un restaurante acogedor y con un ambiente agradable, lo que no es tan fácil tratándose de un sótano no muy grande y sin ventanas. La música (el día que fui era reggae) colabora también en crear ese ambiente. El Robin Banana  no es un sitio para juergas, o grandes cenas, tampoco para ir con niños, es en cambio perfecto para ir en pareja o con un reducido grupo de amigos.

El local juega a la ambigüedad y a la mezcla. Su propio nombre y que sea un local cuyo plato estrella es el sushi, no concuerdan mucho y sin embargo los dueños han conseguido que el conjunto resulte creíble. Mezcla continentes perfectamente, con referencias por ejemplo al Boca Junior, (hay un plato de sushi con ese nombre) muebles antiguos, (hay un teléfono de tiempos de Maricastaña) un buda colocado al lado de un San Pancracio y mil detalles más.

Respecto a la comida, que es al final lo que más nos importa, podemos encontrar con unos entrantes variados, ensaladas, tomates verdes fritos (geniales) y otros picoteos. Los platos principales son obviamente sushi, preparados de maneras diferentes y con mil nombres distintos, pero siempre rollitos de arroz con pescado crudo, hervido o marinado y acompañado de verduras. Estaban todos sabrosísimos. Tengo que añadir que en el restaurante todo el mundo comía con palillos, o la gente frecuenta estos sitios aún más que yo o soy muy torpe, yo me tuve que rendir y comí con los cubiertos occidentales.

El Robin Banana es un local imprescindible para los que les gusta el sushi,  a los que no les gusta poco podrán comer. la única pega que le pondría es que no es muy barato, aunque tampoco es excesivamente caro teniendo en cuenta la propuesta alternativa y diferente que hacen y que además permite llevarte a casa lo que ha sobrado, un detalle a tener en cuenta y que cada vez en más frecuente en la hostelería.


Comida 10
Servicio 9
Decoración 10
Calidad/Precio: 9


Con unos días de retraso cuelgo las fotos del local espero que os gusten.