El Aia es un bar muy popular en Irun, situado en la hace un par de años renovada Plaza Urdanibia, su terraza tiene muchísimo éxito y está siempre repleta de gente. Sirven pintxos y raciones, recomiendo encarecidamente el picante, y también sirven comidas.

El menú del día no es muy extenso: tiene 3 primeros, 3 segundos y 3 postres que suelen repetirse. Yo probé ensalada de tomate y queso y de segundo costilla con patatas, me gustaron los dos pero recomiendo sobre todo la costilla. También tenían arroz, pechuga con roquefort y bacalao con patatas (lo preparan muy caldoso). Comida sencilla y tradicional sin florituras pero que sabe muy bien.


El precio es muy asequible, son 10 euros y se agradece, ya que en otros restaurantes del centro de Irun han subido el precio del menú del día considerablemente. El servicio muy bueno y lo ideal es, si hace buen tiempo claro, tener sitio en la terraza.  


 La ensalada de tomate

 Arroz negro

 bacalao con patatas

 Aclamada costilla con patatas

 Pechugas con roquefort

No podía faltar el postre de chocolate




Comida: 8
Servicio: 8
Decoración: 6. Un 8 la terraza
Calidad/precio: 9
Si tenéis la oportunidad de estar en el coqueto pueblo oscense de Plan o en sus alrededores, os recomendamos este restaurante.
Normalmente en los pueblos de montaña, se suele comer bien, comida abundante casera, buenos precios. Pero en este caso, este local sorprende por su propuesta, más habitual en ciudades más bien grandes.


La primera sorpresa es el bonito comedor, moderno y acogedor. Pero la gran sorpresa es la comida, con productos de la zona, pero una elaboración muy cuidada. No hay que dejarse engañar por el tamaño del pueblo, hay bastante turismo montañero y el sitio se llena, conviene reservar.



En la carta de La Capilleta podemos encontrar cosas como patatas bravas (muy muy buenas), croquetas de ternera, foie micuit, huevo poché, hummus con falafel, varias hamburguesas, tabla de quesos,ceviches, varios arroces . A los fans de la ensaladilla rusa como yo, les recomiendo la que tienen, con encurtidos de pulpo y huevas de trucha. Y un imprescindible son los donettes de longaniza de Graus con sepia en su tinta.

Carta

Aperitivo mientras esperas platos

Carpaccio de manitas de cerdo

Ensaladilla rusa, con pulpo

foie micuit

patatas bravas


El servicio es bueno, especialmente en el comedor. En la zona de bar, o terraza es más lento, pero el personal es muy agradable.

Vamos con las notas:

Comida: 9
Decoración: 9
Servicio: 8
Calidad/Precio: 8.5
Nunca he estado en Perú ni he ido a un restaurante peruano, así que digamos que fui “virgen” al Ekeko, un local peculiar que ofrece comida peruana en la avenida de la Zurriola en Donosti. 

Según una amiga medio peruana, algunos de los ingredientes utilizados en los platos no son muy habituales en este tipo de cocina,  pero supongo que es lo que pasa con cualquier restaurante de comida internacional (un ejemplo muy claro son los asiáticos) donde intentan adaptar lo que se come allí con nuestro gusto o hábitos culinarios.  En cualquier caso, me ha gustado lo que he comido y me parece distinto a lo que he probado hasta ahora. 

 Yo probé el Pitutxipi, un "sánguche" ( así lo llaman ellos, de hecho el local se denomina sanguchería peruana) que en realidad se parece más a un pequeño bocadillo si por sándwich entendemos el bocata con pan de molde. Este pitutxipi lo preparan con pan de maíz morada, calamares espárragos y salsa de lima-kefir. Acompañándolo, en vez de las habituales patatas fritas, sirven finísimas chips de plátano frito. También probé las croquetas de pollo, la ensalada de quinua, muy buena y que tiene yogur, tomate, aros de cebolla, aguacate aliñada con miel y mostaza. De postre pedí lo que denominan “dúo dinámico” nada que ver con el dúo famoso en los 60 ya que es un bizcocho con chocolate, fruta y crujientes de cacao.

Otros platos de la carta son el cordero, también bueno,y causas, plato típico peruano hecho con patata rellenas con todo tipo de ingredientes (pollo, verdura, atún etc…) de pescado sirven anchoas. 

                La carta no es muy extensa, las raciones no son muy grandes y en mi opinión no es un sitio barato, eso sí, estaba a tope pese a que no tiene mucha publicidad, no tienen web y no se puede reservar, no es un local muy grande y además está dentro de la panadería The loaf, para muchos una de las mejores de la capital donostiarra. Una combinación curiosa pero que funciona.

Vamos con las fotos:

Ración de patatas fritas

Pitutxipi


 Las famosas causas peruanas

 Patatas reventadas

Croquetas


Ni más ni menos que el dúo dinámico


Comida: 8
Servicio: 6
Decoración: 6
Calidad/Precio: 5
Mala Gissona es el nombre de una marca de cervezas artesanales fabricadas en Oiartzun, pero también una taberna donde poder degustarlas y además, comer. Este local está en la calle Zabaleta de Gros. El interior no es demasiado amplio, destaca la barra con los cañeros de la propia marca, pero la terraza exterior, está muy bien.

Hay un abanico amplio de cervezas de esta marca, inspirada en los viajes de los balleneros vascos en Islandia, pero aquí nos vamos a centrar en su comida. Eso sí, nos gusta que con la carta sugieran un maridaje con sus propias cervezas.

La carta  no es muy grande, algunos entrantes, un par de hamburguesas (ternera y buey), un par de ensaladas. No hay mucho donde elegir, pero no te equivocarás. Está todo muy bueno, las hamburguesas muy bien hechas. Las raciones grandes y los precios equilibrados.

Ensalada de pollo con espárragos trigueros

Hamburguesa de ternera


Tabla de quesos

Comida: 9
Decoración: 7
Servicio: 8
Calidad/precio: 8.5





Hemos hablado en dndcomo de muchos restaurantes italianos pero es la primera vez que hablamos de uno de Bilbao: La Nicoletta es un local muy recomendable en pleno centro, muy cerca de la Gran vía.

Tenemos todo tipo de comida italiana: pizza, pasta, lasaña, yo probé la boloñesa y lo cierto es que estaba tan buena sólo están las de los buenos restaurantes italianos pero también hay carne y ensaladas. La florentina incluye, entre otras cosas, queso.

Pero probablemente, y aunque insisto que en la Nicoletta se come bien, lo que más destaca es la decoración: es un local enorme y sigue esa tendencia de interiorismo en locales gastronómicos en los que no hay mucha iluminación, supongo que con la intención de intentar hacer un lugar más cálido y acogedor, en este caso lo consigue, tienen estanterías llenas de platos de colores, una zona repleta de libros antiguos y un lar en medio de la sala.


El servicio es correcto, tienen menú infantil y como curiosidad sirven un plato con aceite de oliva para untar el pan.



 lasaña boloñesa
 plato con aceite

ensalada florentina


vista de la sala



Las notas:

Comida: 8
Servicio: 7
Decoración: 9,5
Calidad/Precio: 8
El año pasado hicimos un post sobre el Baserriberri, uno de los restaurantes de referencia actualmente en Pamplona.

Volvemos a escribir sobre este restaurante ya que han hecho algunos cambios, tanto en el local como en los menús. En el local el cambio es la zona de restaurante, al que le han añadido la cocina a la vista (separada por cristales) igual que tenían en la zona bar.

Cocina a la vista

El comedor con las preciosas mesas hechas por Aser Longás


En cuanto al menú, han quitado la opción de menú de 7 pintxos a las noches, y han sustituido el menú 7 pasos por el menú 7 viajes. Y es que cada uno de los platos te lleva a un país diferente. No vamos a descubrir cuál es cada uno, lo mejor es adivinarlo por el gusto, aunque seguramente viendo los platos que son os los podréis imaginar. Hay la opción también de elegir un menú llamado 10 viajes, en el que hay 3 platos más.  Conviene reservar aunque sea entre semana, es fácil que se llene.

El precio del menú, hablamos del de 7 platos, ha subido a 28 euros IVA incluido, pero sigue siendo un precio más que asequible para la propuesta que nos presentan. No solo ha subido el precio, también la calidad. Si la vez anterior nos gustaron mucho los platos, en esta nueva carta hay algunos que nos han parecido muy superiores. Puede que no sea para todo el mundo, ni para todos los gustos, pero cualquier persona que quiera probar cosas diferentes a precio asequible tiene que probarlo.

Os dejamos con las fotos de los nuevos platos. Esta vez no ponemos notas, podéis consultarlas en el post anterior.

Coral de algas


Ceviche de pescado con espinacas baby, mango agripicante y tuétano de txuletón


Canalé de perretxicos y carbonara de miso y remolacha. Impresionante.


Arroz cajún. Muy bueno, pero fuerte de sabor.


Bacalao con pesto de piparras.


Taco de txuleton con BBQ coreana.


Postre. Perfecto.


Además de los 7 pasos, con el café te sirven estos bizcochitos.



y antes de comer vermú.


En dndcomo seguimos de vacaciones, que para eso estamos en agosto y hemos estado otra vez en A Coruña para disfrutar de unos de sus muchos bares de tapeo. El años pasado os recomendamos la fantástica O deZasete y en esta ocasión hemos visitado a Taberna da Galera, llamada así porque por la céntrica calle en la que está situada.

Este lugar ofrece tapas y raciones variadas con productos locales gallegos: pimientos de padrón, quesos gallegos, raxo (que es lomo de cerdo, combinados con los pimientos está muy bueno), croca (cane de ternera), jurel marinado, berberechos, etc… también hay los habituales de otras tabernas fuera de Galicia, como croquetas, ensaladilla, wok de verduras etc…

Las raciones no son demasiado grandes por lo que lo ideal es pedir varias para compartir, tienen postres, los que probamos estaban muy buenos (milhojas y brownie) aunque no hay mucha variedad. En la carta de vinos abundan como no podía ser de otra manera los gallegos y también sirven cócteles.

Aquí os dejo algunas fotos de los platos. 


 Wok de verdura con todos los colores posibles

 Tabla de quesos gallegos

milhojas de crema

Notas: 

Comida 8
Servicio:8
Decoración:7
Precio: 7,5
Ahora que ya estamos metidos en pleno verano es buen momento para recordar algunos post viajeros que hemos hecho sobre algunos destinos vacacionales. Por ejemplo, comer en Santiago, en Praga o en Oporto.

Esta vez vamos nos desplazamos a un nuevo destino: Marruecos, que no solo vive de cuscús y tajín, aunque sí son los platos que más veces verás en todas las cartas. El cuscús está hecho con sémola de trigo y con verduras, carne, garbanzos... las combinaciones son muchas. Lo mismo el tajín o tajine, que es el plato que se prepara también en recipiente de barro, pero con una tapa cónica. Es una especie de guiso, muy bueno, que puede ser de pollo y limón, de cordero, de verduras, etc. Hay muchas variantes pero siempre lleva algo de verduras y a menudo aceitunas.

cuscús con verduras
ejemplo carta


Pero como decíamos la cocina marroquí no se reduce a estos dos platos. En cualquier ciudad podréis encontrar más variedad. Para empezar, es habitual que en la carta tengáis opción de pedir ensalada, o incluso en algunos sitios os lo ponen mientras esperáis vuestro plato. En sitios más baratos os traerán un plato con olivas condimentadas, algunas muy picantes. Si pedís ensalada, ojo, no es una ensalada como la que conocemos, sino que es con arroz. De hecho suele ser una mezcla de cosas, arroz, una especie de ensaladilla con patata, olivas.

Olivas, fruta, arroz, berenjena guisada con salsa, lentejas...

Otro plato habitual es lo que llaman pastilla. Se trata de una especie de hojaldre relleno que cocinan en ocasiones especiales. Puede estar relleno de muchas cosas, principalmente de algún tipo de carne o verdura, pero llama la atención por su mezcla de sabores dulces y salados. Muy recomendable. En su cocina los huevos son un ingrediente habitual. En el sur de Marruecos es habitual encontrar un plato con unas albóndigas pequeñas y huevos por encima llamado Kefta que hay que probar. O incluso tortillas varias, entre las que destacamos la tortilla bereber: huevos con cebolla, tomates, berenjena, aceitunas negras, y muchas especias. No es para todo el mundo. 

Pastilla en primer plano. Detrás, cuscús, tajín y kefta.

Tortilla bereber

En las grandes ciudades como Fez o Marrakech podéis encontrar más opciones, con mucha variedad de precio, pero desde luego se puede comer muy bien y barato. Si no os gustan demasiado las especias o probar cosas diferentes podéis ir a platos más habituales aquí como pollo con patatas o brochetas de carne.  También hay establecimientos de pizzas y otros platos internacionales. Eso sí, todo adaptado al estilo marroquí, ingredientes locales y con especias, especialmente comino.

Brochetas con patatas y ensalada

Pollo asado con patatas y ensalada
Pizza al estilo marroquí

No os asustéis si os parecen comidas muy contundentes. Como se puede ver, utilizan mucha verdura, y podéis pedir platos más ligeros como por ejemplo, ensalada de tomate. En los postres es muy habitual que os pongan fruta de temporada.



No podemos olvidarnos del pan marroquí, que tendréis en todas las comidas. Está muy bueno, y os lo pondrán en todas las comidas del día. El mejor que probamos, el del desierto. 
Si os alojáis en riads y tenéis desayuno incluido estáis de suerte porque suele incluir zumo de naranja (si estáis en Marrakech pedir alguno en la plaza Jamaa el Fna), un yogur buenísimo, parecido al griego, pan marroquí, mermeladas, mantequillas, quesos, frutas... Una delicia.




Si vuestro viaje coincide con Ramadán, podéis probar una sopa, la harira, que suelen comer cuando se va el sol y por fin pueden comer. Es una especie de sopa de tomate, con algún fideo y garbanzo suelto y algunas verduras. Está muy rica y os puede servir de plato único si no queréis cenar mucho. 
También encontraréis unas pastas especiales de Ramadán, muy dulces.

harira

Pastas